Maridajes de vino y queso para consentir tu paladar

No se necesita ser un experto en gastronomía para saber que el queso y el vino se llevan de maravilla. Además de tener esa sincronía por excelencia, ambos son todo un arte por sí solos. Sin embargo, ¿Cómo podemos maridarlos y no “morir” en el intento?

 

A continuación les regalamos algunas recomendaciones para llevar el maridaje de queso y vino de una manera adecuada ya sea para disfrutarlos en casa, o para preparar una tabla de quesos variados para compartir con tu familia o amigos.

 

Cheddar, Gruyere, o menonita – Vino tinto de buen cuerpo y sabor intenso.

Para este maridaje te puede funcionar alguno de tus Cabernet Suvignon favoritos o algún Shiraz que te guste.

 

Manchegos o ahumados – Vino tinto con barrica.

Se recomienda intentar con algún vino español de Ribera del Duero, o un riojano crianza que disfrutes.

 

Parmesano – Nebbiolo italiano

Italia con Italia, disfruten de este vino con un buen Parmesano Reggiano y no se van a arrepentir.

 

Queso azul como Gorgonzola o Roquefort – Vinos dulces como fortificados o Sauternes.

Este es un maridaje que sorprende a muchos, vale la pena experimentar con estos tipos de quesos con vinos dulces.

 

Brie y Camembert – Vinos blancos con barrica

Para este ejercicio puede funcionar algún tinto joven aunque nada como un blanco con paso por barrica, se recomienda algún Chardonnay español para sacar lo mejor del queso brie.

 

Fondue – Sauvignon blanc

Una noche de fondue no puede en una auténtica experiencia de queso y vino, para una ocasión como esta se recomienda algún sauvignon blanc de buena acidez para contrarrestar el alto contenido graso del queso fundido. 

 

Recuerden que estos maridajes saben mucho mejor cuando se comparten, esperamos lo disfruten. 

 

Autor: Héctor Reyes  Instagram: @foodie.sibarita 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × dos =